Cuba, 50 años después

Se cumple este año el cincuenta aniversario de la Revolución cubana. La victoria de Fidel Castro, contra la dictadura de Batista, el 1 de enero de 1959 produjo unas consecuencias de incuestionable repercusión en todo el mundo, en una época de intensas luchas sociales en muchos países.

Aquella revolución de los barbudos produjo casi de inmediato dentro de la isla una reivindicación de la cultura como motor de cambio, progreso, y transformación social. Cuba vivió una etapa de enorme creatividad artística, que tuvo resultados en diferentes campos. En música, literatura, y también en otros campos como el cine, donde se creo muy pronto el ICAIC (Instituto Cubano del Arte y la Industria Cinematográficos) . Al período comprendido entre 1959 y 1969, muchos críticos lo bautizaron como la época de oro del cine cubano. Eran los primeros años de la Revolución, cuando todo estaba por construir.

A ésta primera época seguiría una apuesta hasta nuestros días, con altos y bajos, por la producción propia de una industria cinematográfica, que pese a la precariedad de la situación particular de la isla, ha sido siempre referencia del cine latinoamericano. Además un aporte importante sería la Escuela Internacional de Cine, Televisión y Video de San Antonio de los Baños, próxima a La Habana, con proyección internacional.

La Revolución cubana, y su desarrollo, es todavía hoy motivo de polémica, pero no se puede negar que aquellos barbudos del '59, entre los que se encontraba el argentino Ernesto Ché Guevara, Camilo Cienfuegos, y el propio Fidel Castro fueron símbolo de una época que todavía repercute en nuestros días, y de la que el cine nunca fue un compañero ajeno.